volver

La Exposición didáctica


El Cristianismo en Japón

Japón, la isla de oro
##

Martirio del agutino Bto. Hernando de Ayala. Decapitado el 1 de junio de 1617. Óleo sobre lienzo de J. Cellino. Roma 1925

La introducción del cristianismo en Japón se debe al intrépido celo apostólico del español S. Francisco Javier, que llegó en 1549 a Kagoshima. Desde allí consiguió viajar hasta Kioto, cuando estaba en el poder Oda Nobunaga. Este acogió benévolamente a los cristianos y los protegió. Los jesuitas hicieron grandes progresos. Cuando S. Francisco regresó a la India en 1551, las misiones estaban ya bien establecidas. Años más tarde, en 1571, existían ya 30.000 cristianos japoneses. Diez años después serían 150.000, y tenían 200 iglesias, 54 misioneros y dos seminaristas.

San Francisco Javier

San Francisco Javier. Grabado de Teodorus Galaeus en la obra de Horatii Tursellini "De Vita Xaverii", publicada en Roma en 1956

En 1584 están en Japón durante dos meses los agustinos PP. Francisco Manrique y Mateo de Mendoza. Dos años después el Papa Sixto V autoriza a los franciscanos evangelizar también en Japón. Posteriormente irán llegando misioneros de otras órdenes religiosas.

Toyotomi Hideyoshi, nombrado shogun en 1586, en un principio es tolerante con el cristianismo, pero un año después, instigado por el clero budista, emana un decreto de expulsión de los misioneros. El 5 de febrero de 1597, 26 cristianos serán crucificados en Nagasaki. Será el comienzo de una larga persecución.

pisotear

Ceremonia de pisotear el crucifijo y otras imágenes al principio del año en Nagasaki. Grabado publicado en Londres por Alexander Hogg en 1780

Bajo el gobierno de Ieyasu - aunque él emanó dos decretos contra el cristianismo- siguió creciendo el número de cristianos. Pero la situación empeoró con la subida al poder de Hidetada. En 1620 entra en vigor otro decreto de supresión del cristianismo . Durante esta época los misioneros fueron expulsados sistemáticamente y a los convertidos locales, se les obligó a la apostasía o al martirio. A los sospechosos se les hacía pisar una imagen cristiana - llamada "Fumie", esto es imagen pisada-, para demostrar que no eran cristianos.

En los años siguientes, hasta 1626 se considera que sufrieron el martirio -prefiriendo morir antes que renegar de su fe-, 3.125 cristianos japoneses y 70 misioneros europeos.

El "climax" de la supresión del cristianismo vino cuando 37.000 campesinos - dirigidos pos samurais que se habían convertido al cristianismo - se rebelaron en Shimabara en 1637. Tras la batalla, todos los rebeldes fueron ejecutados el 14 de abril de 1638. A partir de entonces el cristianismo estaría destinado a subsistir en la clandestinidad. Sólo en 1873 terminarán oficialmente las persecuciones.

 
volver

    

~ DESCUBRE


Visita virtual

~ COMPRA DE ENTRADAS


~ NOTICIAS


~ PIEZAS SELECTAS


Las monedas cuchillo

~ FICHA TECNICA