volver

La Exposición didáctica


La muerte, enfermedad y funeral

Japón, la isla de oro
##

Visita del médico. Grabado en la obra de Aime Humbert "Le Japon Illustré", París 1870

En Japón, antiguamente, los médicos y cirujanos tenían un cierto carácter religioso. Se afeitaban el pelo igual que los bonzos. Los remedios que aplicaban eran todos empíricos. Su práctica de la medicina se basaba en los conocimientos de esta ciencia traídos de China. Sólo a partir del siglo XVIII - a través de los libros holandeses que llegaban a la isla de Deshima-, comenzarían a estudiar la medicina europea.

Los médicos más populares eran los masajistas. La práctica de masajes ha jugado durante siglos un papel muy importante en la medicina japonesa, junto con la acupuntura y la moxibustión.

Tras la muerte, los ritos funerarios variaban, según que el difunto perteneciese a la religión sintoísta o a la budista.

Los sintoístas colocaban al difunto en el ataúd cubierto de un paño blanco. Ofrecían al cadáver sake y una rama de "sakaki". Posteriormente era llevado a la tumba en solemne procesión. Su espíritu se veneraba en cada casa en el "tamashiro"

En el funeral budista, el féretro era estrecho, cúbico o cilíndrico. Allí se introducía el cuerpo encogido, con la cabeza entre las piernas. Esta postura era interpretada por unos como signo de meditación, y por otros como un recuerdo de la posición del embrión.

El duelo consistía en llevar la vestimenta blanca o vestirse de tela cruda y abstenerse de alimento animal.

 
volver

    

~ DESCUBRE


Visita virtual

~ COMPRA DE ENTRADAS


~ NOTICIAS


~ PIEZAS SELECTAS


Escudo

~ FICHA TECNICA