volver

Piezas selectas del Museo Oriental


Sto Niño de Cebú

Colección de Filipinas
Sala 13
Marfiles
##

Santo Niño de Cebú. Escultura de madera y marfil vestida Hispano-filipino. Anterior a 1780.

Historia de la imagen del Santo Niño de Cebú

La imagen del Santo Niño fue llevada a Filipinas por Magallanes en 1521. El almirante la dará a la “Reina Juana” de la isla de Cebú, después de bautizarse, según nos lo cuenta el cronista de la expedición, Antonio Pigafetta: “...después, el sacerdote y algunos otros nos fuimos a tierra, para bautizar a la reina, que se presentó con 40 damas. La condujeron encima del estrado haciéndola sentarse sobre una almohada... El sacerdote le mostró una imagen de Nuestra Señora y un Niño de madera bellísimo y una cruz, lo que la emocionó mucho... Llorando pidió el bautismo. Se le impuso el nombre de Juana, como la madre del emperador (Carlos V)... Se bautizaron 800 almas entre hombres, mujeres y niños...

La reina pidió al Niño para colocarlo en sustitución de sus ídolos. Sabiendo el capitán (Magallanes) que el Niño le gustaba mucho a la reina, se lo regaló y le dijo que lo colocase en sustitución de sus ídolos, porque era en memoria del Hijo de Dios. Dándole las gracias, lo aceptó de muy buena gana”.

La expedición de Legazpi-Urdaneta de 1565, encontrará esta venerada imagen 44 años después. La historia del hallazgo viene descrita así por el cronista:

“En la isla de Cebú, de Filipinas, del poder de su Majestad, a 16 del mes de mayo de 1565, el muy ilustre señor Miguel López de Legazpi..., dijo que el día que los españoles entraron en esta dicha isla y pueblo de Cebú, el 28 de abril de este mismo año, ... en una de las casas de las más pobres moradas donde entró Juan de Camuz, halló una imagen del Niño Jesús, ... y luego que la hubo hallado, llevándola en las manos con su capa para enseñarla, topó con Mateo Saz que se la quitó y llevó a mostrar a dicho señor general, el cual, con gran veneración y solemne procesión la mandó traer y meter en la iglesia que ahora se tiene de prestado, e hicieron voto y promesa él, y los religiosos de la Orden del Señor San Agustín, y los capitanes y otros oficiales del campo, que todos los años, tal día como fue hallada la dicha imagen, se hiciese y celebrase una fiesta e invocación del Nombre de Jesús..., y para que perpetuamente quede memoria de los dicho y cómo dicha imagen fue hallada en esta tierra de infieles, el señor Gobernador mandó hacer la información de testigos siguiente... Lo firmó de su nombre... Miguel López, ante mí escribano de Gobernación, Fernando Riquel”.

La imagen original la conservan desde entonces los agustinos en la Basílica del Sto. Niño de Cebú, y se ha convertido en la más popular de todo el Archipiélago Filipino. Los agustinos españoles que llegaron a Filipinas en 1565, se pusieron bajo su advocación y lo escogieron como patrono, llamándose “Provincia Agustiniana del St m o. No m b re de Jesús de Filipinas”. El Real Colegio de Valladolid –desde donde han salido para Filipinas y China más de 2.000 misioneros–, está también dedicado al Sto. Niño de Cebú, que campea en su fachada y en el altar mayor de la iglesia.

Esta imagen del Museo Oriental fue traída desde Filipinas a Valladolid en 1780, con destino a la capilla de los jóvenes estudiantes. Ante ella han rezado miles de ellos. Tiene de marfil la cabeza y las manos. El resto es un maniquí de madera que va cubierto con los vestidos hermosamente bordados con hilo de oro.

 
volver

    

~ DESCUBRE


Visita virtual

~ COMPRA DE ENTRADAS


~ NOTICIAS


~ PIEZAS SELECTAS


Buda en altar

~ FICHA TECNICA