volver

La Exposición didáctica


Vida, amor y muerte

Filipinas, trampolín hacia Oriente
Culturas primitivas de Luzón
##

Ceremonia de matrimonio Tinguian. Norte de Luzón, Filipinas. Pintura de Nicéforo Rojo, S. XX.

Los misterios de la vida, el amor y la muerte eran vividos con una gran variedad de costumbres y tradiciones, según los diversos grupos.

Así, por ejemplo, entre las mujeres Bontoc, una vez finalizado el parto, la madre llevaba el niño al río y después de bañarse ambos, regresaba a la ranchería, entregaba la criatura en los brazos de su padre y se iba a trabajar. Las costumbres matrimoniales varían entre los grupos, aunque la monogamia solía ser la norma general.

#

Cadaver de mujer Kalinga sentado. Norte de Luzón, Filipinas. Pintura de Nicéforo Rojo, S. XX.

Es interesante el desarrollo de la ceremonia matrimonial entre los Tinguianes. La celebraban del modo siguiente: Cuando había llegado el momento de la ceremonia final, el esposo llevaba un vaso de gran valor a sus suegros y, desde aquel momento en adelante, ya no podía llamarlos por su nombre. Los padres de la chica preparaban un plato de arroz y un recipiente de coco lleno de agua y lo ponían en el suelo entre la pareja. La chica cogía un puñado de arroz cocido, hacía una bola y lo dejaba caer entre las rendijas del suelo de bambú, como oferta a los espíritus. El muchacho hacía también una bola de arroz y la tiraba al aire. Si se partía o rodaba era señal de que los esposos serían infelices o que sus hijos morirían; pero si la bola permanecía intacta en el lugar donde había caido era señal de que todas las circunstancias les serían favorables. A continuación la pareja bebía un poco de agua fría de la copa y la ceremonia se daba por concluida.

En cuanto a los muertos, hay que afirmar que generalmente eran temidos y respetados. Se trataba de contentarles con una fiesta para que no enviasen desgracias.

 
volver

    

~ DESCUBRE


Visita virtual

~ COMPRA DE ENTRADAS


~ NOTICIAS


~ PIEZAS SELECTAS


Daikoku

~ FICHA TECNICA